Navigation

Democracia Participativa

Izquierda Unida no quiere trabajar para la ciudadanía, quiere trabajar con la ciudadanía; no quiere gobernar  por delegación, sino con participación. La participación ciudadana en el convencimiento de que a mayor participación, mayor democracia.

Nos comprometemos a seguir realizando cuantos esfuerzos sean necesarios para avanzar en la regeneración de la vida democrática y en la democratización de las instituciones y la política, asegurando el más estricto comportamiento ético de nuestros/as representantes y cargos públicos.

Desde la Administración se debe trabajar conjuntamente con la sociedad civil y trabajar porque la gente participe. Pero debemos tener en cuenta que los procesos participativos “no son mágicos”. El hecho de ponerlos en marcha no supone automáticamente altos niveles de participación. Tampoco hay modelos predeterminados. El ámbito preferente para llevar a cabo este planteamiento es el local porque permite ejecutar prácticas participativas de gestión pública debido a la proximidad al debate público y social y la accesibilidad a las instituciones. Es por lo que queremos impulsar desde el ámbito  municipal procesos de intervención directa en las decisiones que se toman en nuestro municipio.

En definitiva, la participación como instrumento de democracia real, de transformación social, de inclusión, de afección al entorno y como instrumento de profundización y radicalización de la democracia es un principio irrenunciable para una fuerza política de izquierdas, por ello pondremos en práctica políticas para:

  •  Establecer mecanismo de consultas populares o referéndums para asuntos de trascendencia Municipal.
  • Fomentar la participación ciudadana en la gestión de los bienes y servicios públicos, que permita a la ciudadanía participar en la elección de los modelos de organización, funcionamiento y definición de objetivos de los servicios públicos. El ejercicio de este derecho se puede realizar a través de mecanismos como la democracia representativa, directa y comunitaria, como pueden ser las audiencias públicas, las asambleas de barrio, municipales o los observatorios populares.
  • Establecimiento de presupuestos participativos, para que en la gestación, gestión y control de los presupuestos de la administración pública haya participación real de los ciudadanos/as.
  • Revocabilidad de los cargos públicos o moción de censura ciudadana de los alcaldes  adaptándolo a los diferentes procedimientos de elección de cada uno de estos cargos. El procedimiento de revocación se podría poner en marcha transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el cargo público, por un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras de la circunscripción. Una vez conseguidas las firmas suficientes se sometería a votación popular la propuesta de revocación.
  • Crear una escuela de ciudadanía que mejore la cultura participativa sobre un lenguaje común y sobre capacidades morales, organizativas y de conocimiento que hagan efectiva la participación ciudadana y favorezcan la desaparición del vandalismo.
  • Desarrollar un Plan de Formación para la participación Ciudadana dirigido a personas individuales y a  asociaciones (gestión de asociaciones, instrumentos para la  participación, fórmulas de participación y democratización, presupuestos participativos, etc).
  • Haremos las gestiones con la administración competente  para que las asociaciones de vecinos  y vecinas puedan utilizar  las infraestructuras de los colegios públicos en horas no lectivas para así fomentar deporte y educación a la ciudadanía en general, a través de talleres y monitores que faciliten las asociaciones.

 

 

Las iniciativas Plenarias Ciudadanas: IZQUIERDA UNIDA garantizará que cualquier propuesta o iniciativa de colectivos y asociaciones serán trasladadas al Pleno Municipal

Abrir la barra de herramientas